P. Edronkin

Lo que se puede esperar del estado argentino.




Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Hace un par de días el eminente cardiocirujano René Favaloro se suicidó en su casa de Buenos Aires.

Según las cartas que dejó para sus familiares, el Dr. Favaloro no pudo soportar más ser "un mendigo en su propio país", rogando y rogando durante años a las autoridades argentinas que le pagaran al menos una parte de los 18 millones de dólares que el estado le debe a su fundación y su instituto de investigación.

Para que el lector tenga una idea de quien era René Favaloro, basta decir que se recibió de médico en 1949, y fue el creador de la técnica de bypass coronario, un tipo de operación cardíaca que reconstituye el flujo sanguíneo a los tejidos muertos de un corazón.

Es decir, su técnica le ha salvado la vida a miles de pacientes cardíacos, afectados por infartos y otras afecciones.

Entre esas personas se encuentra mi padre, que de lo contrario habría muerto hace doce años.

Los últimos trabajos del Dr. Favaloro se concentraban en la regeneración de tejidos cardíacos muertos por otros medios, empleando ingeniería genética.

Favaloro rechazó un sueldo de 2 millones de dólares al año en EE.UU, a fin de continuar sus investigaciones.

Con 77 años de edad, continuaba operando y atendiendo a sus pacientes.

Después del suicidio del Dr. Favaloro, que vio desmoronarse al trabajo de toda su vida, los políticos argentinos salieron a decir lo suyo: Graciela Fernández Meijide, Ministro de Acción Social del gobierno del Presidente Fernando De La Rúa, dijo que el gobierno no le debía nada de dinero a Favaloro, o que en todo caso, las deudas vendrían de antes de que ellos hubieran asumido su cargo, unos meses antes.

Fernando Duhalde, ex gobernador de la Provincia de Buenos Aires por el Partido Justicialista, dijo que Favaloro era un científico que estaba en una torre de marfil, y que los científicos no se daban cuenta de que dinero hacía falta para ayudar a "los trabajadores".

Y todo esto, al tiempo que el Congreso Nacional debate un proyecto de ley para liberar a los acusados de haber intentado el copamiento del cuartel del Regimiento 3 de La Tablada, en Buenos Aires y durante 1989.

Ese ataque de la guerrilla marxista le costó la vida a 38 personas.

Recuerdo hace unos meses a una diputada justicialista afirmando por televisión que era "normal" que el sistema de servicios sociales para jubilados y pensionados - el PAMI - abonara sus deudas con más de medio año de retraso.

También recuerdo que Jorge Luis Borges, el escritor y entonces Director de la Biblioteca Nacional de Buenos Aires, fue nombrado inspector de aves y verduras, o algo por el estilo, por el entonces Presidente Juan Domingo Perón, simplemente porque Borges era antiperonista.

Desde 1970 en adelante, millones de Argentinos, muchos con títulos universitarios, emigraron de la Argentina.

El Partido Justicialista, dirigido por Perón desde su exilio en España - y recordemos que él era amigo personal de Francisco Franco - empleó guerrilleros para hacer política en la Argentina durante los primeros años de esa década. Eran los infames Montoneros de Firmenich y Vaca Narvaja.

Tras asumir el poder nuevamente en Argentina, Perón se deshizo de los Montoneros, en Mayo de 1974. Poco después, los militares argentinos exterminaron sin piedad a la guerrilla, y también a quienes no les caían muy bien. Ello costó varios miles de vidas.

La restauración de la democracia terminó en la hiperinflación del Dr. Alfonsín y la corrupción del Dr. Menem, que afirmó haberse recibido de abogado en tres años y medio de estudio. Si lo escuchan hablar, verán que ni siquiera habla bien su idioma, el español.

Volviendo al Dr. Favaloro, que el estado le debe mucho dinero a mucha gente es cierto. Yo también soy un acreedor involuntario del estado argentino: desde 1995 me deben dinero. La suma es hoy equivalente a 7meses de trabajo.

A mi madre, que es médica y prestadora de servicios para el PAMI, le deben cuatro o cinco meses de sueldo. Los contratos son cambiados arbitrariamente en cualquier momento, y también hay quitas, moras e impuestos especiales "por única vez".

Como prestador de servicios para el PAMI, entre otras cosas, mi empresa cuenta con algunos pacientes que son veteranos de la guerra de las Malvinas. Me consta que el estado no les da nada.

Esto es lo que un ciudadano Argentino puede esperar a fines del siglo veinte de su estado. Este es el agradecimiento que el estado argentino le da a los ciudadanos que han hecho algo por su país.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©