Don Pablo Edronkin

Una reflexión sobre la falta de respeto por el prójimo en las sociedades latinoamericanas.




Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

'...De lo que más debe guardarse un Príncipe es de ser odiado o despreciado, y el libertinaje con el dinero le llevará exactamente a alguna de tales condiciones. Es mejor, por consiguiente, recibir el mote de mísero o avaro, el cual produce desgracia sin odio, que tener que incurrir en la rapacidad por necesidad, lo cual produce odio y desgracia...'


- El Príncipe, Maquiavelo
.


Respetar a los demás y no hacer a otros lo que no deseamos para uno mismo son las bases para la convivencia pacífica en cualquier circunstancia.

Son las 00:43 de la madrugada y parece haber una fiesta en una de las casas vecinas. Están haciendo ruido y tocando música a esta hora, sin ninguna consideración para con sus vecinos.

Aquí, la policía no hace nada. Cuando vivía en Alemania, si alguien hacía esto, pasaba el resto de la noche en la cárcel, y lo mismo sucedería en Estados Unidos, en Francia, en Japón o en Suecia.

Recuerdo justamente a unos fanáticos del fútbol excedidos en alcohol en un tren, una vez en Suecia.

Era de noche en el verano del Skagerrak, y después de molestar a todos los pasajeros con sus tonterías enóticas, un policía sueco los bajó del tren.

Subieron media hora después sobrios...y callados.

Aquí en Banania, soy un aguafiestas por querer dormir, en mi casa.

Mas allá de las cuestiones legales, me parece que esta es otra expresión más de las razones detrás del constante fracaso de la sociedad Argentina por funcionar como se debe.

Solamente un ignorante, un irresponsable o un malvado pueden hacer daño a los demás sin ninguna causa.

No creo que mis vecinos sean malvados.

No creo que sean irresponsables, pues son adultos.

Lo que sí creo es que son ignorantes.

Brutos, con B de "Bastante" e ignorantes, con I de "Incivilizados".

Creo que la sociedad Argentina está formada por gente poco educada, y que emplea mal lo que sabe.

Creo que esa ignorancia es común en Latinoamérica, y no lo digo por desprecio, sino por pena y desazón, porque la vida de mucha gente se arruina de esta manera.

La suciedad, la falta de estabilidad contractual, la falta de seguridad jurídica, el molestar a los vecinos, el perjudicar innecesariamente a los demás en cualquier forma, son expresiones de falta de educación y consideración sobre el efecto que los actos propios producen en terceros.

¿Resulta familiar?

Yo creo que la Argentina, y en general puedo decir lo mismo de toda Latinoamérica, tienen un futuro brillante de aquí a algunas décadas, pues su población posee muchas virtudes pero para decirlo claramente, ahora todos estos países son una porquería. No se puede vivir como la gente, ni se puede dormir como la gente, y ni siquiera morirse como Dios manda.

Los latinoamiercanos de hoy son como el oro que se extrae del barro. Hasta que no se limpia, no se ve lo que realmente es.

Los romanos llamaban a los habitantes de la actual Inglaterra "Britunculi", de manera muy despectiva, del mismo modo que hoy en día se emplean adjetivos despectivos con la gente pobre o ignorante. La percepción de que aquel país era un bestiario se tiene incluso en la propia Inglaterra. En efecto, Disraeli, cuestionado por ser judío, una vez dijo en el parlamento "Efectivamente, soy judío... y eso quiere decir que mientras que los ancestros de los muy honorables aquí presentes todaví eran unos salvajes ignorantes, los míos ya eran sacerdotes en el templo de Salomón...".

Pues bien, entre los "Britunculi"de inicios del siglo XXI se encuentran los Latinoamericanos.

Podremos insultarnos por esto, podremos decir lo que sea, o podremos protestar, pero la realidad es que en sociedades como la gente estas cosas no se hacen, mientras que en la nuestra, llamar a la reflexión no sirve para nada, llamar a la policía no sirve para nada, y aparte de matar a quienes hacen este ruido, hay poco más que hacer.

Como tampoco se podía hacer nada en la década de los 70, y terminamos matándonos los unos a los otros ¿Recuerdan?

No hagamos nada, total "mañana" las cosas se van a componer solas.

MI difunta abuela polaca llamaba a los Argentinos "Mañanas".

Mañana, mañana, mañana; hoy no tengo ganas de cambiar. Hoy no hago nada, como no lo híce ayer.

¿Por qué creen que continúa habiendo miseria por aquí?

No hagamos nada. La gravedad nos ayudará, pero llevará un tiempo y el golpe será duro, pues se trata de una caída libre.

Además, es probable que rebotemos contra el suelo en más de una ocasión.

Los romanos decían de sus súbditos del norte "Britunculi", y luego los mataban sin piedad. Dos mil años después son los Ingleses los que dictan cátedra de educación al mundo, y tuvieron también su propia Roma.

Quien sabe, en dos mil años podríamos ser gente como la gente nosotros también.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©