Don Pablo Edronkin

Consejos de montañista: algo sobre los bosques y los incendios.




Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Si usted vive en una zona donde hay abundantes bosques, no le crea nada a ningún político hasta que no prometa y cumpla que habrá bomberos o algún avión hidrante en la zona para poder apagar los incendios.

Si un político no se preocupa por el medio ambiente, entonces ni Ud. ni su vecino, ni los gatos ni los perros realmente le importan, pese a lo que pueda decir.

La excusa que frecuentemente se emplea para evitar la colocación y puesta en servicio de aeronaves hidrantes capaces de combatir incendios forestales es que resultan costosas.

Ciertamente que una aeronave no es algo demasiado barato pero ¿si hay dinero para aviones presidenciales y VIP por qué no hay dinero para aeronaves de servicio público?

Por otra parte, la adquisición, alquiler o modificación de aeronaves para estos fines podría - y debería - considerarse como parte del presupuesto no ya de las administraciones de parques sino más bien de las fuerzas de seguridad o fronterizas, e incluso de las fuerzas armadas.

Todos estos organismos ya cuentan con subdivisiones de transporte aéreo y la incorporación o modificación de aeronaves para el combate contra incendios podría hacerse de manera relativamente más sencilla que tratando de crear un cuerpo especial dependiente de los parques u organismos de conservación ambiental.

Muchos de los aviones y helicópteros empleados alrededor del mundo por las fuerzas militares y de seguridad - particularmente en el caso de las aeronaves de transporte - se pueden adaptar sin grandes modificaciónes a usos hidrantes cuando haga falta.

Por otra parte, si individuos privados pueden adquirir sus aviones, si existen pilotos privados y pequeños explotadores comerciales, aeroclubes y asociaciones varias dedicadas a la aeronáutica, es que si bien el costo de estos aparatos es mayor al de un automóvil, no resulta totalmente prohibitivo para los particulares y por consiguiente, mucho menos para un gobierno.

A esto hay que agregar que estas excusas se reiteran una y otra vez a lo largo de años y hasta décadas; puede ser que la economía de un país se encuentre en algún momento en recesión y los presupuestos sean bajos pero en otros no, y llama la atención con qué presteza los gobiernos se dedican a participar en guerras u organizar elecciones desdobladas en las que en vez de una vez hay que votar dos cuando todo se podría hacer en un solo día simplemente porque ello favorece a los políticos de turno.

Para combatir incendios forestales hay una amplia variedad de modelos de helicópteros, aviones, hidroaviones, y hasta autogiros de diversas capacidades y costos de explotación, pero todos más económicos que cualquier avión presidencial.

No hay que dejarse engañar: si no hay aeronaves hidrantes no es porque no hay dinero, sino porque no hay voluntad. Solamente se trata de excusas de los políticos para no cumplir con sus responsabilidades porque piensan que el dinero se puede utilizar mejor en otras áreas, léase, las que les permitan sacar provecho personal o votos.

Más información:

Supervivencia.

Cursos relacionados.

Bibliografía.

Exploración e investigación.

Artículos y textos de Andinia.com.

Compra y venta de equipo.


Gracias al Museo del Ejército del Aire Español.
Un clásico avión hidrante mediano: en este caso, un Canadair CL-45 con
motores convencionales en estrella; se trata de un anfibio capaz de
operar tanto desde tierra como el agua de forma muy flexible
y ciertamente con un costo inferior al de un avión de lujo o VIP.



El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©