Don Pablo Edronkin

Consejos de montañista: una manera de disfrutar de un baño caliente en cualquier lugar y sin fogatas.




Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Poder disfrutar de una ducha caliente en el medio de un bosque o de la montaña es más fácil de lo que parece, y ni siquiera necesitará de un fuego para calentar el agua.

Lo único que necesita es una bolsa o balde en donde pueda colocar el agua, y dejar calentar el recipiente durante el día. Con una manguera o tubo se puede improvisar fácilmente la regadera de una ducha, y al cabo de un par de horas, colocando el recipiente a una altura adecuada, usted podrá disfrutar de su baño.

El método es muy sencillo, pero funciona. Por supuesto, usted puede calentar el agua empleando leña y fuego, pero la ventaja de dejar el recipiente al sol durante el día es que no tendrá que atender ninguna fogata y podrá hacer otras cosas como caminar, mejorar su campamento, tomar fotografías, etc.

Calentando agua para una ducha en un campamento.
Dos bolsas de plástico oscuro conteniendo 30 litros de agua para un baño se dejan secar
junto con las botas de los integrantes de una expedición en el Cerro Plataforma, 1992.


Este método requiere de unos veinticinco litros de agua, un recipiente oscuro, un tubo flexible, y un sitio al que el sol llegue durante todo el día. 
Es muy económico y fácil de poner en práctica, y de hecho es el que empleamos en la red de refugios del Gea, y en diveros campamentos provisorios durante nuestras expediciones, por lo que podemos afirmar que funciona.

Más información:

Supervivencia.

Cursos relacionados.

Bibliografía.

Exploración e investigación.

Artículos y textos de Andinia.com.

Compra y venta de equipo.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©