P. Edronkin

El Rey de la Patagonia no dió un paso atrás (II).




Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Ni Chile ni la Argentina habían emprendido su expansión hacia el sur al momento en que Antoine de Tounens visitó por primera vez a los indios al sur del Río Bío Bío. Roca todavía no había iniciado su famosa "Campaña del Desierto" y por otra parte si Antoine de Tounens hubiera sido un subversivo de la talla que le asigna el autor, no habría pasado una y otra vez por Buenos Aires tan libremente como lo hizo en varias ocasiones.

El propio Enrique Oliva menciona que Antoine I como "Rey" chocó políticamente con el gobierno chileno cuando este, expandiéndose hacia el sur, se topó con él, pero que hasta entonces había sido considerado simplemente un personaje simpático o algo por el estilo.


La araucania.
Una imagen de la Araucanía. Un camino en Chile, fotografiado por Yolanda Braun en 1960.



De todos los escritos que se consideran como propios de este hombre, no hay ninguno que hable de incitación a la violencia. Muy por el contrario, incluso siendo considerado como un loco, este señor escribió cartas a funcionarios y diarios chilenos, y todo esto lo relata el mismo Enrique Oliva.

¿Y donde están las armas capturadas? ¿Y los planes de combate?¿Y los prisioneros?

Esto habla de un pobre uso del lenguaje de manos del periodista que solamente contribuye para confundir al público acerca de este polémico personaje, excéntrico, pero sin ninguna prueba de que fuera un invasor o un subversivo.

Si por un lado autores como Enrique Oliva, que suponen haber realizado un trabajo serio, afirman que Antoine I era simplemente un loco al que nadie prestaba atención, entonces ¿Cómo es posible que fuera un conquistador o alguien capaz de incitar a los indios de esa manera?

Y si lo era, entonces evidentemente era un líder entre ellos.

Si este hombre era capaz de hablar con los indios en una época de enemistad entre ellos y los hombres blancos, entonces no debía caerles tan mal, y por lo tanto algún tipo de representatividad debía tener entre ellos, y la cuestión pasaría a ser de número de "votantes", pero no de legitimidad para hablar por un pueblo.

Esto también está relatado por Oliva. Antoine I gozó de cierto apoyo entre los indios, aunque según él, nunca llevó a cabo ninguna guerra.

Pero en otro orden de cosas, y a fin de mostrar otras contradicciones, digamos que Pellet Lastra relata que Philippe Boiry, el actual pretendiente al "trono" de la Araucanía y Patagonia, está a la cabeza de la Facultad Libre de Ciencias de la Comunicación, al tiempo que se "autoproclama" como miembro de la realeza.

Enrique Oliva menciona que en Francia, el uso indebido de títulos nobiliarios es considerado un delito, y de esto surge inevitablemente una pregunta:¿Alguien se imagina al gobierno francés permitiendo que un delincuente que hace décadas se autoproclama Rey maneje un instituto universitario?

Indudablemente que no, así que esto de la "autoproclamación" sencillamente no es así para, nada menos, que el gobierno de un país como Francia, y si dicho gobierno no considera que el Sr. Boiry está cometiendo un delito, entonces sus fueros nobiliarios o reales, a los ojos del gobierno francés, deben tener algún sustento, y creo que ni Pellet Lastra ni Oliva están en condiciones de discutir esto.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©