P. Edronkin

Enrique Oliva, alias Francois Lepot, está equivocado respecto del Rey de la Araucanía (XIII).




Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

En la querella del Príncipe philippe contra Lepot, que fue rechazada por falta de mérito por parte de un tribunal francés ¿acaso Lepot recurrió a una instancia superior de apelación, en contra de sus propios intereses?

Es evidente que no, entonces ¿Porqué reclama a Philippe que lo hubiera hecho en el otro caso que cita?

Además, respecto de esta querella en la que Lepot se declara "invicto", como si se tratara de un partido de fútbol, lo cual sugiere cosas extrañas acerca del autor, debe destacarse que la misma fue rechazada por un tribunal francés por falta de méritos, lo cual no es lo mismo que recibir una sentencia contraria. 

Es decir, era el Príncipe philippe quien inició una calumnia a Lepot por algo, y no viceversa, y el hecho de que la demanda haya quedado en nada prueba solamente que Lepot es inocente de lo que se le acusaba, y no que el Príncipe es culpable de algo, como se desprende que Lepot intenta sugerir.

Es precisamente Lepot quien hace uso de argucias y tecnicismos legales para sostener que no ha sido vencido.

En cuanto a la cuestión de los listados legítimos de condecoraciones que obran en manos del gobierno francés y los cuerpos competentes; si decimos que hay listados en los que según las autoridades francesas figuran ordenes de caballería o títulos no reconocidos oficialmente, de esto se desprende que hay una diferencia entre lo que es un reconocimiento oficial y la ilegalidad, porque de lo contrario y tomando tales listas, las cortes deberían haber sido competentes para juzgar al suceso Philippe.

Es decir, esos listados de ordenes y condecoraciones no reconocidas no implican ilegalidad, pues estaríamos en una contradicción al haber dos reparticiones diferentes del gobierno francés que estarían diciendo distintas cosas.

Como el propio estado francés y sus reparticiones están obligados a respetar su propia ley y los fallos judiciales, de ello se desprende que estos listados no pueden implicar una afirmación de ilegalidad, en primer lugar porque no son competentes para juzgar tales asuntos, pues no son un tribunal, y por otra parte, porque hay fallos evidentes que dicen lo contrario.

Es decir, si el colegio heráldico francés considerase que Philippe hubiera cometido un delito, debería haberle pedido a la justicia francesa que actuara, pero no lo hizo desde los años cincuenta. Es decir, hubo decenas de años para probar si Philippe actúa legal o ilegalmente, y sigue estando libre, por lo que evidentemente es inocente de lo que Lepot le achaca.

Es obvio que si las autoridades francesas no toman medidas contra Philippe es porque no hay un acto ilegal en sus acciones, y por consiguiente, esos listados a los que Lepot hace referencia solamente pueden expresar una opinión, pero no pueden tener valor decisorio.

Por otra parte, Lepot dice que Philippe no tiene instrucción universitaria. Entonces ¿Cómo es que es tan hábil para explotar los "vacíos" de la legislación de su país?

¿Y cómo es que el Príncipe dirige entonces una universidad, según lo que se desprende de noticias aparecidas en el diario "La Nación"?




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©