Don Pablo Edronkin

La lucha contra las mentiras como razón de estado (II).




Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

"Es inevitable que cuando alguien miente ocurra una de estas dos cosas:

1)-El mentiroso sale victorioso y no es sancionado.

2)-El mentiroso sale victorioso y es sancionado.

3)-El mentiroso no sale victorioso, pero no es sancionado.

4)-El mentiroso no sale victorioso y es sancionado.

Si el mentiroso no sale victorioso de su mentira y es sancionado, entonces todos los testigos se quedarán con la idea de que el bien habrá triunfado y se habrá hecho justicia.

Si el mentiroso sale victorioso, pero luego recibe alguna forma de sanción, como ocurre con las personas que formalmente son declaradas inocentes en, digamos, un juicio, pero que todo el mundo considera culpables (Al Capone, para citar un ejemplos), la sanción se construye a través de mecanismos de reprobación social, bastante válidos, por más que no exista una sanción o castigo formales.

En cambio, si el mentiroso se lleva las de ganar, ya sea porque es descubierto y no es sancionado, o bien porque sale victorioso de su mentira, la gente quedará con varias sensaciones en su mente:

1)-Desazón ante una justicia.

2)-Probablemente, un cierto grado de vendetismo o deseo de vengarse.

3)-La sensación, sutil y no siempre reconocida, de que violar las normas trae beneficios.

Claramente se puede apreciar que el resultado global de tales hechos no es aconsejable si se desea mantener un cierto grado de convivencia dentro del grupo."




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©