P. Edronkin

La lucha contra las mentiras como razón de estado (IV).




Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

"No importa si la mentira es grande o pequeña. Mentir es faltar a la palabra, y es siempre un hecho por el cual se abusa de la confianza de los afectados, pues se apela a su voluntad y a su propia intención de respetar las normas de convivencia, para violarlas en perjuicio de ellos.

Es por esta segunda razón que ya no desde un punto de vista moral, sino político, las mentiras deben ser combatidas, porque atentan contra la existencia misma del grupo social en cuestión y pervierten los arquetipos de liderazgo existentes.

En un grupo o sociedad que se constituye formalmente, dejar que la mentira se transforme en una técnica preponderante para obtener los objetivos que se desean, destruirá conceptos tan importantes como el de la justicia, y con ello la convivencia se transformará en algo imposible, mucho más allá de los efectos iniciales y dañosos de la mentira que inicialmente causó el problema. La mentira en cuestión, es decir, el detonante de tales hechos, puede ser incluso una mentira pequeña.

Si la mentira se transforma en una herramienta para obtener fines determinados, y si dicha herramienta, por omisión o comisión se empieza a emplear con asiduidad dentro del seno de un grupo o sociedad, entonces no faltará mucho para que se convierta en un valor o virtud dentro de ese grupo, porque las reglas que no se aplican a todos se transforman en ventajas evolutivas dentro de un entorno o ambiente, y los que desean sobrevivir nunca tardan en adaptarse."




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©