P. Edronkin

Algunas técnicas para mejorar la administración de las organizaciones sin fines de lucro (Parte XII).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Usted debe entender que su institución sin fines de lucro, a pesar de las nociones convencionales, debe actuar como una organización competitiva. Si no está realizando actividades comerciales, de cualquier manera se encuentra en competencia con la falta de interés de la sociedad, con el estado que le es indiferente, con los problemas de su entorno, etc.

Este concepto puede aplicarse prácticamente a cualquier cosa, y servirá para que los recursos se administren y empleen con costos menores. La reducción de los mismos puede ser muy significativa si se emplean estas técnicas con asiduidad.

Es posible desarrollar redes de fomento, de asociaciones y de investigación y desarrollo con costos bajos. De hecho, los mayores avances en muchos campos y a lo largo de toda la historia, han ocurrido en circunstancias muy adversas.

Famosos pintores produjeron sus obras de arte mientras vivían en condiciones muy precarias. Muchos científicos e investigadores han tenido que trabajar por su cuenta sin ningún apoyo, y muchos filósofos y pensadores han tenido que luchar contra sociedades enteras que no los entendían ni toleraban, e incluso muchas de las grandes fortunas de la humanidad han sido creadas en un entorno persecutorio, económicamente inviable o de grandes dificultades.

También recordemos a los judíos en la Europa medieval, perseguidos y con la única posibilidad laboral que consistía en dedicarse a las finanzas, dado que tenían prohibido adquirir tierras y realizar la mayor parte de las transacciones comerciales. Las finanzas y el desarrollo de los bancos fueron sus únicas oportunidades dado que esas actividades eran consideradas despreciables por los cristianos y se las "dejaron" casi a propósito, como una forma más de humillar al judaísmo. El objetivo de todas esas prohibiciones er impedir que los judíos sobrevivieran.

El resultado, como sabemos, fue la creación del sistema financiero moderno y la aparición de las dinastías de banqueros judíos y judeo - cristianos capaces de rivalizar con el poder de los propios estados. Una vez que las familias de banqueros y financistas judíos alcanzaron tanto poder como los propios reyes cristianos, empezaron a ocurrir casamientos entre unos y otros, dado que cada uno tenía lo que el otro no y de esa forma, al menos algunos de los que habían tenido pocas décadas antes casi todas las actividades, se convirtieron en parte de las dinastías reinantes. Y toda esa riqueza se construyó frente a toda clase de obstáculas y mala voluntad; todo dependió de una buena organización y un particular ethos de trabajo, y no como se afirma en las teorías conspirativas (ver The Skowronek Bankers).

De hecho, el pensamiento y el verdadero progresismo intelectual - no el bastardo político con el que se intentan presentar a sí mismos grupos politiqueros de variado corte - siempre han tenido y tendrán enemigos porque el pensar es contrario al poder.

La adversidad es una desventaja, por supuesto, pero también es una oportunidad, pues si aprendemos de ella y nos tornamos más fuertes, eficientes y mejores, nos convertiremos en mucho más poderosos y potencialmente productivos que otros que, sin desmerecerles, trabajan en condiciones más cercanas a lo ideal.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©