P. Edronkin

Las provisiones (II).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

"Por otra parte, también está presente el tema de los costos, pues generalmente los mejores productos, ya sea por su sabor, valor nutritivo, peso, etc. son también los más costosos.

En términos presupuestarios, las provisiones llevadas por un integrante del Gea a una de nuestras expediciones representan el 25% del costo total por persona de la misma, y el 50% del peso transportado en la mochila, al cual hay que agregar el equipo específico de escalada, equipo científico, armas y vestimenta.

El remanente de los costos debe medirse como un 50% del costo total en el traslado, y el 25% restante en equipo y misceláneas.

Un punto importante que debe considerarse es que siempre debe calcularse un porcentaje de reserva en la cantidad de raciones, a modo de precaución. Esta reserva debe rondar el 10% de la cantidad total, aunque en algunos ámbitos es norma contar con reservas aún mayores. Por ejemplo, en aviación se considera que una aeronave debe llevar suficiente combustible de reserva como para alcanzar un aeropuerto alternativo al de destino y permanecer 45 minutos más en el aire, o el 30% de su capacidad total, eligiendo lo que resulte mayor.

Obviamente que cuando se trata de una expedición en la que habrá que llevar las cosas a cuestas, en mochilas, agregar más reservas puede resultar prohibitivo, por lo que no se puede tomar a rajatabla el criterio aeronáutico para estos casos, pero la idea fundamental sigue siendo válida.

Otra cuestión también importante es la programación de lo consumo de dichos alimentos, es decir, determinar cómo y cuando se consumirá cada cosa, al menos de modo general, para poder determinar así variaciones en el menú y destinar ciertos alimentos para los momentos en los que sean más indicados.


Un horno.
Los hornos son muy útiles para cocinar en los campamentos semi-permanentes.


Por ejemplo, las barras de chocolate, las nueces y las frutas desecadas pueden reservarse para momentos en los que se está escalando una pared vertical y no hay lugar ni tiempo para detenerse a cocinar.

Las comidas de digestión más pesada deben dejarse para las noches, y los caldos resultan aconsejables para el mediodía de cada jornada de marcha, a fin de combatir la deshidratación."





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©