P. Edronkin

La razón de la investigación (V).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

"La ciencia es ciencia. Los desarrollos técnicos, tecnológicos y científicos no se juzgan por su aparente valor del día, sino por su efecto a largo plazo. Si bien hay cuestiones de moral o ética de por medio, mientras no se incurra en actitudes cuestionables por su aplicación práctica, los juicios de valor resultan improcedentes. Es como la apreciación que se tiene de los juegos por dinero: todo depende de si se entiende que se puede ganar o no; en la práctica, hay gente que conociendo muy bien sobre probabilidad y estadística apuesta siempre, pero lo menos que hace es apostar al azar y en vez de eso juegan astutamente con las probabilidades.

Es un hecho que pocos quieren reconocer: la investigación aeroespacial y la industria militar son dos de los principales motores de progreso en el mundo, y por cada dólar que una nación invierte en estos campos, recibe un retorno de doce dólares al cabo de diez años, de acuerdo a estadísticas internacionales.

Por otra parte, si bien es cierto que el armamento en manos de criminales es algo perjudicial, también es cierto que en muchos casos, las armas han servido para defender los derechos y propiedades de millones de personas honestas. Las armas son herramientas, y no personas o valores morales en si mismas.

¿Qué cambiaba en un subfusil Schmeisser cuando éste pasaba de las manos de un guardia de un campo de concentración nazi a las de un prisionero que intentaba escapar? ¿Acaso el arma pasaba de ser malvada a buena? ¿Obtenía la redención divina?

¿Por qué se considera bella a una katana cuando en esencia se usa para algo similar a la cuchilla de una cortadora de césped, pero con personas en vez de plantas?

Lo que se valora en las armas es lo que las rodea, y no a las armas en sí mismas. Las armas - al menos las que no son inteligentes, que tengan conciencia y que puedan reproducirse a sí mismas - no pueden ser nunca ni buenas ni malas, ni bellas ni horribles.

Es decir, en vez de ponerse a juzgar como personas extrañas o de intenciones poco nobles a quienes inventan algo nuevo, debería alegrarse de que en esta parte del mundo hay gente que todavía piensa en crear algo, en progresar, y en hacer ciencia o desarrollar tecnología, ¿o cree que el mundo progresa gracias a los supermercados y la farándula?"





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©