P. Edronkin

Los problemas del planeta requieren de una nueva lógica de liderazgo (I).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

"Al formar parte de una organización se debe tener siempre presente cual es el fin último de la misma; de lo contrario, dicha pertenencia deja de tener sentido.

Esto, que parece una trivialidad, en realidad encierra una trampa precisamente por tal aparente ligereza. Justamente, al pensarse que el objetivo de una organización es algo obvio tendemos a olvidarlo o bien a desconocerlo desde un principio; la organización no es un tótem, sino algo bien práctico.

Por supuesto, al ser desconocido el objetivo no sabemos qué rumbo tomar, para qué formamos parte de dicha organización, o para qué existe la organización misma, y si desconocemos esto, entonces no sabremos qué es lo que estamos haciendo, o qué debemos hacer.

Dicho de otro modo, las organizaciones pierden su razón de ser y su sentido si sus integrantes desconocen sus objetivos, los pierden o se produce una desconexión entre los intereses particulares y los de la entidad en su conjunto. También pierden su razón cuando desarrollan objetivos contrarios a la naturaleza humana, como promover el terrorismo, el narcotráfico o alguna clase de delito.

Si formamos parte de una sociedad, debemos saber para qué los seres humanos nos agrupamos en comunidades, ciudades, y aún en entidades sociales mayores, como los países, las alianzas internacionales, etc.

Si formamos parte de un país, debemos ser todos quienes nos beneficiemos, y no unos pocos, sin importar si se trata de aristócratas, proletarios, artistas, intelectuales, científicos, políticos o militares."





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©