P. Edronkin

Cómo evitar que los esfuerzos ambientalistas se pierdan en la nada (VII).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

"No es un hecho gratuito ni fortuito que hayamos tenido tantos caudillos y dictadores que en definitiva no han servido para nada, o que en todo caso, pese a haber hecho alguna cosa bien no se puede decir de ellos que han sabido obtener un equilibrio en sus medidas y puntos de vista que han permitido obtener el máximo provecho para todos.

En estos países, hemos tenido siempre personajes que se han dedicado a favorecer a sectores, sin pensar que hay que favorecer a todos, sin desmerecer a ninguno, pues esa es la clave del éxito de cualquier grupo humano, es decir, hacer que los cambios productivos se retroalimenten, de forma tal que las dicotomías tales como favorecer al sector industrial o empresario, versus el de la población en general, desaparezcan y se transformen en un círculo virtuoso en el que al favorecer a uno, automáticamente se favorezca al otro.

Por supuesto, si resulta tan difícil que estos líderes mediocres entiendan problemas que son evidentes y ponderables en el corto plazo, resultará mucho más difícil que entiendan problemas de naturaleza global o de muy largo plazo, como la conservación del medio ambiente, o bien, que sean capaces de formar dinastías (ver The Skowronek Bankers).

Estos cambios deben ser en una primera etapa, necesariamente “pre-políticos”. Es decir, para obtenerlos no deberían emplearse los métodos que usualmente son utilizados para despertar el interés de la opinión pública, puesto que por su evolución natural se politizarían, y por el proceso explicado anteriormente, finalmente se desvirtuarían y caerían en saco roto a la hora de la negociación parlamentaria."

Un vivac de supervivencia en Camp David, frente al Cerro Bolsón.
Vista de un vivac de circunstancia, tras una tormenta. El glaciar que se
observa al fondo de la fotografía, en 1980 alcanzaba los lagos que también se
observan, y el propio sitio del refugio, en 1995, estaba cubierto de nieve
de forma prácticamente permanente. El efecto invernadero es real.



El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©