Don Pablo Edronkin

Protección contra el mal tiempo en las excursiones (I).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Juegos, apuestas y entretenimientos

"Si todos los integrantes de un grupo de senderistas, montañistas, etc. llevan su propio poncho, la capacidad del grupo para poder desenvolverse incluso con un pésimo clima se acrecientan. Ni siquiera Ningirsu, el dios sumerio de las tormentas, podrá hacerles daño.

Por ejemplo, es posible para tales grupos emprender la marcha cuando la tropósfera nos juega una mala pasada y las condiciones climáticas son malas; teniendo a mano los ponchos, podrán detenerse en aquellos momentos en los que resulte imposible desplazarse, pudiendo cubrirse para esperar con un campamento improvisado o vivaque hasta que el temporal amaine.

Por el contrario, los grupos que no cuenten con este tipo de protección no podrán salir a caminar con mal tiempo, lo cual, en muchos casos, podrá traducirse en retrasos de marcha importantes.

Los ponchos pueden transportarse a mano, fijados al exterior de las mochilas, sin mayores inconvenientes. No son muy pesados ni incómodos, y en el caso de los de naturaleza militar, es posible combinarlos entre sí para formar grandes estructuras o refugios.

Es importante destacar que los ponchos deben utilizarse como un complemento de las prendas impermeables tipo Gorte-Tex®.

Las prendas de este material son bastante costosas y no demasiado resistentes, aunque presentan un rendimiento excelente como impermeables y ropa de abrigo.


Construyendo un refugio con ponchos

Al combinar ambas, el montañista o aventurero utilizará las prendas de Gore-Tex® para protegerse a sí mismo, mientras que empleará su poncho para cubrir su mochila y su equipo, y eventualmente, su saco de dormir si debe pernoctar o pasar la noche a la intemperie."


Protegiéndose de la lluvia con ponchos.
Unos exploradores se protegen de la lluvia durante un alto en la marcha
a través de un bosque patagónico. Cada uno ha armado su pequeño refugio
empleando su poncho personal. El equipo también ha quedado protegido.



El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©