Don Pablo Edronkin

La necesidad de erradicar el miedo de las sociedades modernas (IX).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

"Para el caso, Suiza, Alemania y Austria cuentan con población étnicamente alemana, pero no hay posibilidades de que se reunifiquen.

Algo distinto sucedió con la antigua República Democrática Alemana, que en primera instancia tiró abajo su régimen comunista y luego disolvió su estado para unificarse con la otra Alemania.

La disolución de los 'Estados' tiene un problema, y es que los intereses creados lucharán para mantener el status quo. La disolución de las naciones es casi una utopía, pues implica la desaparición de la identidad cultural de un grupo de personas, o bien su desaparición física.

Sin embargo, un cambio de política, o bien de régimen, es más fácil de lograr pues afecta a intereses un poco menores, y porque en general puede ofrecer menos resistencia de parte de la población, ya sea porque quienes estén detrás del cambio operen de manera más o menos subrepticia, o bien porque cuenten con el consenso general.

Es en definitiva, un cambio de la estrategia general de la organización.

Durante el período de la República de Weimar, en Alemania había un apoyo relativamente pequeño a las ideas nacional socialistas de Hitler y sus muchachos.

Indudablemente, este apoyo creció más adelante. Sin embargo, siendo evidentemente una persona de ideas autoritarias, Hilter accedió al poder de forma legítima, utilizando los instrumentos de la república, y poco a poco fue 'esmerilando' la resistencia de la sociedad Alemana a sus puntos de vista."





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©