P. Edronkin

La obtención de nuevos candidatos para trabajar en las organizaciones sin fines de lucro (XXII).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

"En las escuelas ocurre que cuando los niños son sancionados y se los hace quedar después de hora, los que en general demuestran cotidianamente un buen comportamiento se toman al asunto como una sanción, pero los indisciplinados crónicos ven a la cosa como una aventura o como una reafirmación de su ego, y es imprescindible, para que el sistema funcione, desinflar el amor propio mal inflado de estas personas.

En este terreno, no solamente las medidas concretas serán de utilidad, sino la diplomacia y la pedagogía de los responsables. A veces, incluso es necesario dar un castigo ejemplar como advertencia.

Recuerdo haber visto que en los colegios secundarios de Alemania, los profesores trataban a los rebeldes e indisciplinados no con rigor o castigos impresionantes, sino que con voz calma y enfrente de todos, los hacían quedar como tontos, pero de forma tal y con suficiente criterio verbal como para no dejarlos en ridículo.

Es decir, nadie pensaba que había pasado un papelón, nadie se sentía verdaderamente ofendido ni nadie dejaba en ridículo a nadie, pero todos salían del sermón con la idea de que la 'hazaña' en cuestión que motivó la charla había sido en realidad una cosa estúpida y consecuentemente, el causante no podía ver en el hecho un motivo de orgullo sino un hecho para esconder y olvidar."





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©