P. Edronkin

Consejos de trekking: medidas prácticas para pasarla bien cuando hay mal tiempo (III).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

"El viento puede convertirse fácilmente en nuestro principal problema climático, y su influencia no se limita a levantar polvo que nos impide ver, pues este fenómeno nos puede afectar de muy diversas maneras:

1)- Causa deshidratación acelerada: cuando hay viento tendemos a perder agua más rápidamente de nuestro cuerpo. Si esto se combina con un poco de sol, el efecto se acelera aún más.

Nubes altas sobre el Lago Los Rizos
Por más que esté nublado, si las nubes permanecen a gran altura y no tocan
los picos o cumbres de las montañas, el tiempo tenderá a permanecer estable.
En esta fotografía se puede apreciar el Lago Los Rizos con el Valle del
Blanco y el Cerro La Roca del Tiempo al fondo.


2)- Puede causar accidentes: es obvio que la mala visibilidad puede hacernos extraviar el rumbo o peor aún, tropezarnos o toparnos con obstáculos peligrosos.

3)- Incrementa el estrés: en regiones en las que el viento puede soplar hasta durante semanas, esto puede afectar el estado de ánimo de la gente expuesta a tales fenómenos. Cualquier individuo expuesto a un ruido y condiciones aparentemente interminables puede sentir tanta frustración que ello afectará su conducta y su salud.

Un acantilado seco en la Patagonia.
En zonas desérticas, a pesar de que el viento nos pueda parecer refrescante,
en realidad nos estará causando un perjuicio mayor, sobre todo en lo que
se refiere a la deshidratación acelerada.


4)- Algunos vientos pueden causar trastornos psicológicos: aquellos vientos que causen y propaguen infrasonidos, que son ondas de muy baja frecuencia, por debajo del nivel audible pero que son captadas por el cerebro humano, pueden causar serios trastornos de conducta, nerviosismo y hasta efectos somáticos, como las náuseas, dolores de cabeza y mareos. El Zonda y el Sirocco son ejemplos de esta clase de vientos."


Una cueva en el hielo.
En caso de mal tiempo, hasta las grutas en el hielo pueden servir de
cómodo refugio de circunstancia, si es que sobrevivir es lo que cuenta.



El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©