P. Edronkin

Consejos de paintball: algunos efectos especiales para sus batallas (VI).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Un cohete que pueda emplearse con seguridad en estas condiciones requiere de un diseño delicado en el que se tenga en cuenta el hecho de que debe funcionar como tal, pero que al mismo tiempo, la energía cinética que desarrolle durante el vuelo no sea tal que un impacto contra un cuerpo pueda traducirse en heridas graves o de consideración.

Por otra parte, si se pretende utilizar cohetes para crear granadas autopropulsadas, es imperativo asegurar que la estela de combustión no cause en ninguna ocasión heridas o quemaduras al tirador o a quienes se encuentren cerca de él.

Las quemaduras podrían ser causadas por la propia combustión de la pólvora del proyectil. Para evitar este problema, y los consiguientes primeros auxilios, hay que emplear alguna de las siguientes técnicas:

1)- La combustión debe ser lo suficientemente rápida como para que antes de que el cohete salga de su tubo de lanzamiento, el cual puede proteger al usuario, ya haya consumido todo su combustible.

2)- Que la estela o llama del motor cohete sea suficientemente pequeña como para no causar problemas.

3)- Que el proyectil sea lanzado por una carga impulsora inicial, conocida técnicamente como 'booster', y luego se encienda el motor principal del mismo.

La tercera opción es la más utilizada en el caso de las armas reales, y también en los sistemas de simulación del Gea, puesto que dado un determinado nivel de desarrollo y calidad de los materiales y sistemas, es la que proporciona los mejores resultados.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©