P. Edronkin

Los malos líderes crónicos y agudos (III).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Pero también es un hecho que hoy en día se sabe más que en el siglo XVI, cuando Inglaterra empezó a convertirse en la Gran Bretaña, que hay mejores medios de comunicación, y que las cosas suceden más rápidamente.

El secreto del éxito en cualquier organización se empieza a encontrar cuando se comenzamos a tomar nota de la calidad de los líderes, pues de ello depende en gran medida el desarrollo del destino posible.

Del análisis de las conductas de nuestros líderes, lo primero que podemos extraer son sus errores, a fin de no repetirlos. Si seguimos este camino, en un plazo más corto del que creemos estaremos en mejores condiciones como naciones.

Si nos basamos tan sólo en la historia de nuestros países desde las sucesivas independencias del Imperio Español, y si nos desprendemos de las ideologías que los mantienen en términos espirituales frente a la población, no nos queda más que afirmar que salvo contadas excepciones nuestros líderes han sido y son, en general, una porquería, pero ello puede cambiar.

No pretendo hacer un análisis sobre las personas de cada uno de ellos, sino la forma en la que destilan su incompetencia, y ello ocurre de dos maneras: una rápida y a corto plazo, y la otra lenta, a largo plazo, y muchas veces de forma casi subliminal.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©