P. Edronkin

Los malos líderes crónicos y agudos (XV).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Esto no lleva al final del problema. Las contiendas de esta naturaleza, que son consecuencia directa de la mala administración crónica no resuelven los problemas en sí y muy por el contrario, agregan otros, pero la virtud que poseen, si así se le puede llamar, es la de redefinir las escalas de poder internas.

Es importante destacar que otro de los componentes de la mala administración es la falta de poder por parte de los ejecutivos que tienen a su cargo tomar decisiones y transformarlas en acciones.

Un ejecutivo de acciones que se enfrenta a un poder igual al que posee difícilmente pueda tomar la iniciativa a no ser que sepa bastante de táctica y estrategia. Por eso es que los estados y las gerencias tratan de que no haya poderes capaces de discutir sus acciones ejecutivas o expeditivas, pues una cosa es el debate y otra la necesidad de acción que no puede ponerse en práctica.

Cuando un poder ejecutivo, ya sea a nivel nacional, empresarial o privado, se encuentra en semejante posición de debilidad, no puede hacer nada, o muy poco en el mejor de los casos, y poco a poco los hechos se van sucediendo y su poder se va erosionando cada vez más, con lo que tarde o temprano pierde la iniciativa por completo.

Basta que una chispa encienda una mecha en un ambiente semejante, y todo el polvorín salta por los aires.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©