Don Pablo Edronkin

El banquete de los dos mil años (V).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Obviamente, partiendo de premisas falsas lo único que se puede obtener es otra falsedad; consecuentemente, las personas que esperan obtener la gloria sin entender que ella no se busca ni se puede comprar fracasan, pues pretender alcanzarla de forma pecuniaria es como pensar que alguien se va a enamorar de nosotros tan sólo porque así queremos que se den las cosas.

El sentimiento puede ser legítimo o verdadero, pero volviendo a lo que afirmó Platón, el amor del amante, es decir el que desea y se ofrenda, es siempre más meritorio y bello que el del amado, pero no todos los amores son provechosos.

Del mismo modo, el amor según Platón puede dividirse o clasificarse según las dos manifestaciones de Afrodita: Urania y Polimnia, siendo la primera la versión adoptada por el verdadero científico de ley, y la segunda, es decir, la vulgar, por quienes 'aman en ellos más sus cuerpos que sus almas'.

En tal sentido, la popularización del conocimiento ha fracasado parcialmente, y tal fracaso se manifiesta de muchas maneras, incluso las imperceptibles a corto plazo y hasta puede ni siquiera ser económico.

A muchos de los que se gradúan les va muy bien en ese sentido, pero la realidad es que las universidades y las organizaciones que pretenden brindar educación superior no solamente son una especie de fábricas de obreros calificados, sino también productoras de conocimientos, y allí es donde está el problema.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©