Don Pablo Edronkin

El banquete de los dos mil años (XII).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Bienaventurado el que tenga el salario, pero esa no era la idea del juego cuando comenzó, y todo esto, mientras la idea esencial del conocimiento es cuestionarse la visión actual de las cosas. Si los supuestos máximos exponentes de este sistema y adláteres de la población en general no son capaces de ser epistemológicamente honestos y le hacen el juego a una sociedad que les coloca en un pedestal por los motivos equivocados ¿Qué se puede esperar?

Me pregunto si muchos de estos que le deben el prestigio de sus títulos a personajes como Newton sabrían explicar cómo es que precisamente ellos han logrado acrecentar ese prestigio. Es decir, si podrían aunque sea explicar someramente qué esbozó Newton que lo hizo tan célebre.

El problema es que hay una diferencia real entre una cosa y la otra, pero no queremos verla. La calidad de una universidad solamente puede medirse por la calidad del conocimiento científico que produce, y no por las cotizaciones de sus graduados, pues estas cotizaciones dependen, en definitiva, de qué tan buena sea la enseñanza y la enseñanza no es más que la perpetuación de lo que se ha investigado en el pasado.

Consecuentemente, no es posible enseñar bien si no se investiga por cuenta propia, pues en tal caso se estaría repitiendo el texto de los libros como un reproductor de audio, en vez de realmente enseñar sobre la base de experiencias.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©