P. Edronkin

El banquete de los dos mil años (XVII).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

La enseñanza es la perpetuación del conocimiento una vez que ha sido alcanzado, pero no se puede enseñar bien si no se sabe crear bien del mismo modo que no se puede esperar que un ladrón se transforme instantáneamente en un ser honesto, o que se pueda ser un buen padre sin tener hijos.

Como las normas fundamentales que rigen el conocimiento están basadas en preceptos antiguos y en la imagen de la Academia, por consiguiente, la nueva universidad que hipotéticamente crearía, para serlo realmente, no puede abandonar la esencia que Platón y los suyos le dieron al concepto de este tipo de organizaciones.

Dicho de otra manera, más allá de los cambios y adelantos, las universidades no pueden perder la esencia platónica para continuar siendo universidades. Si yo, el creador de esta universidad de fantasía que propuse no quisiera asumir esos preceptos como propios, entonces estaría creando otra cosa, pero no una universidad.

La universidad es ciencia, y no oficio.

Pero eso es precisamente lo que está sucediendo hoy en día y por consiguiente, nos estamos engañando. Lo que habitualmente vemos en nuestras cabezas como la universidad' no es lo que realmente es una de estas instituciones en su sentido definitorio.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©