P. Edronkin

El banquete de los dos mil años (XX).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Pensar en la rentabilidad está bien a escala laboral, pero pensar así a mayor escala; es decir a escala del progreso humano, es necio pues desde el momento que no podemos leer el futuro, si las actividades de las organizaciones que deben proveer de conocimientos no solamente enseñándolos sino también creándolos, se limitan a las demandas presentes y de solamente un sector de las actividades humanas, entonces estas instituciones están hipotecando el futuro de todos y la razón de su propia existencia.

De hecho, muchos de los que ingresan hoy en día a las universidades desprecian el conocimiento, y basta recordad toda la gente que hemos visto considerar que el estudio es un tedio, o que cuando en algún curso debían estudiar las obras de algún sabio o filósofo cuyas ideas no ha podido refutar siquiera le paso de los signos, estos futuros líderes consideraban que era demasiado absurdo para ellos.

El cuadro es tan ridículo que hasta los profesores, en el primer día de clases empiezan hablando acerca de los mecanismos burocráticos de aprobación del curso antes de dejar en claro para qué sirve el mismo.

¿Cuántos de los estudiantes de una carrera universitaria cualquiera realmente se siente a gusto abriendo un texto de filosofía? ¿Cuántos saben qué es la epistemología? ¿Cuántos son capaces, al graduarse, de describir acertadamente al método científico? ¿Cuántos lo aplican a conciencia en su trabajo?




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©