Don Pablo Edronkin

Pasos para sobrevivir al aire libre (IV).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Juegos, apuestas y entretenimientos

En estos casos hay que tener un poco de paciencia, y contar que con el paso del tiempo podremos efectuar algunas mejoras. Sin embargo es esencial advertir que no debe intentarse efectuar ninguna mejora cuando se está utilizando el refugio a causa de las inclemencias del tiempo.

Si por ejemplo, usted se encuentra dentro de una pequeña cueva excavada en la nieve, y esta le resulta incómoda mientras afuera hay una tormenta, no intente mejorarla hasta que el fenómeno climático hubiera cesado, pues si se equivoca y su construcción se daña o se destruye, usted no solamente carecerá de comodidad, sino que volverá a encontrarse en una situación crítica; quizás peor que al inicio de la emergencia, pues su equipo se encontrará seguramente sepultado bajo la nieve, e incluso alguno de los sobrevivientes podría quedar bajo toneladas de nieve también. Nunca hay que subestimar lo que algo de apariencia tan inocente como la nieve puede hacer - no olvdemos que las tropas de Cártago sufrieron enormes bajas al cruzar los alpes para atacar a los romanos, y si ben les tomaron pro sorpresa en definitiva sus pérdidas fueron tales que a la larga la campaña terminó en una derrota para Aníbal Barca.

En algunas regiones ya se cuenta con refugios instalados y equipados para casos de emergencia, por lo que los accidentados solo tienen que llegar hasta alguno de ellos para obtener todo lo que necesitan.

En la Antártida, por ejemplo, hay en algunas áreas cercanas a las bases, refugios instalados cada 20 ó 30 Km entre sí, y es común que los exploradores que intentan penetrar en regiones inhóspitas vayan construyendo poco a poco diversos reductos, vivaques o depósitos en los que almacenan equipo que podría resultarles indispensable con posterioridad.

En algunos casos, los pobladores de diversas zonas también construyen sus propios refugios y cabañas. En Alaska y en la Patagonia, los granjeros y cazadores preparan algunas sencillas pero prácticas cabañas a lo largo de las rutas que normalmente transitan durante su trabajo, ya sea a lo largo de los ríos o senderos. Con un poco de práctica y sentido común, es posible deducir los sitios en los que estas construcciones se encuentran, aún cuando se desconozca la zona.

Un refugio improvisado en la alta montaña.
Los refugios como este son sencillos de construir.
Este en particular dio cabida a siete exploradores.



El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©