P. Edronkin

Relatos de supervivencia: el F-27 de la FAU en los Andes (II).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Juegos, apuestas y entretenimientos

Quedaba solamente uno de los tripulantes del aparato, pero estaba totalmente fuera de sí y hablaba incoherencias, por lo que el resto de los sobrevivientes no contaban con ninguna persona que los organizara, o que fuera capaz de ejercer el liderazgo, asesorarlos o planificar algún tipo de acción.

Tampoco pudieron encontrar ningún equipo de radio, de emergencia o algo que les permitiera solucionar sus problemas. De haber encontrado alguno de estos elementos, es probable que su situación no se hubiera transformado en algo tan difícil como fue.

Mientras las temperaturas descendían por debajo de los veinte grados bajo cero, los sobrevivientes en condiciones de trabajar acondicionaron la sección media y frontal del fuselaje a modo de refugio. Emplearon todo lo que encontraron a mano, incluyendo el tapizado de los asientos y el decorado de la aeronave para tapar todas las aberturas y orificios.

Con el equipaje desperdigado por todas partes, se las arreglaron para construir tabiques que impedían que la nieve y el viento entrasen al interior de la cabina, y para aprovechar mejor el calor se acostaban todos juntos.

Cuando finalmente se organizaron, empezaron a buscar elementos útiles, provisiones, etc. pero en un sitio ubicado a unos 4.000 metros de altura y en invierno, no encontraron prácticamente ningún alimento más que líquenes.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©