P. Edronkin

Relatos de supervivencia: la muerte de Johnson y Cooper (I).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Durante el verano austral de 1973 ocurrió un hecho aún no aclarado totalmente en el Cerro Aconcagua. En esa ocasión, un grupo de montañistas de origen norteamericano intentaba llegar a la cima de la montaña más alta del mundo fuera de los Himalayas.

Los integrantes de este grupo eran Carmie Deofe, William Eubank, James Petroske, John Selton, Arnold Mc Millen, William Séller, John Cooper y Jeannette Johnson. Todos contaban con experiencia en este tipo de emprendimientos y conocían las técnicas necesarias para desplazarse por una montaña como el Aconcagua.

Sin embargo, la ascensión se caracterizó por los numerosos problemas que se fueron presentando y tras un tiempo, por las deserciones. Primero abandonó la ascensión el señor Defoe, que era el propio jefe de la expedición, dejando a cargo a Mc Millen, que era guía de montaña profesional. El grupo no se llevaban bien y las cosas no podían manejarse de manera coherente.

Luego desertaron Eubank, Shelton y Petroske, y cerca de la cima el guía local contratado debió abandonar al grupo principal para acompañar en el regreso a Petroske debido a que consideró que era muy peligroso que este regresara por su cuenta y totalmente solo desde el punto en el que se encontraban.

Dos días después, el guía regresó con integrantes de la Gendarmería Argentina con el fin de asistir al resto del grupo para que pudieran, pero los recién llegados se encontraron con algo que no esperaban: los que habían quedado en el campamento habían efectuado un intento por llegar a la cima, y durante el transcurso de dicha ascensión final, algo había sucedido.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©