Don Pablo Edronkin

Relatos de supervivencia: atrapados en la cordillera (I).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

En Mayo de 1974, cinco adultos intentaban cruzar la Cordillera de los Andes en auto, desde la ciudad de Mendoza, en Argentina, y hacia Chile, en un viaje que normalmente lleva un par de horas y no presenta mayores dificultades.

Sin embargo, el tiempo no era bueno, y a pesar de las advertencias recibidas por parte de los gendarmes argentinos en el sentido de un desmejoramiento climático importante previsto para esas horas, los viajeros no hicieron caso y decidieron efectuar el cruce de la cordillera.

Más o menos a mitad de camino y ya dentro del territorio chileno, según sus propios relatos, una tormenta de nieve les bloqueó el paso y sepultó al vehículo obligándoles a permanecer varios días dentro del mismo.

Se mantuvieron vivos gracias a su poca actividad, al hecho de permanecer dándose calor unos a otros, y consumiendo las pocas provisiones con que contaban y que habían llevado para el camino, sin sospechar lo que les sucedería.

De haber contado con un poco más de reservas - lo que no les hubiera costado demasiado llevar dado que viajaban en un vehículo - su situación hubiera sido bastante menos difícil.

El permanecer quietos fue correcto, pues de esa manera sus cuerpos consumían menos energía. Esta diferencia es notable: el solo hecho de permanecer sentado hace que el cuerpo consuma casi el doble de calorías por hora que permaneciendo acostado. Las inclemencias del tiempo y el frío aumentan también el consumo de calorías.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©