Don Pablo Edronkin

Sobre el bien y el mal (III).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Yo estuve varias veces en los EE.UU y lo que vi son seres humanos; no vi monstruos. Por consiguiente, o la señora de Bonafini no está en sus cabales, o tenemos que decir que ha mentido al mundo bienintencionado por algo así como veinticinco años, que ha usado las buenas intenciones de la gente para perseguir otros fines, y que ni siquiera ha sido suficientemente racional para callarse la boca por conveniencia.

Esta señora, y los que piensan como ella, aquí en la Argentina, en Francia, Afganistán o Korea, son personas que no tienen alma, pues siendo la señora de Bonafini víctima del hecho de que una mañana alguien decidió que sus hijos debían morir, y ni les conocía, debería, a esta altura de su vida, saber hacer algo más que odiar de esa manera, y si dice lo que dice, entonces no debe estar esencialmente en desacuerdo con la técnica aplicada sobre sus propios hijos, y por eso debe estar necesariamente aprovechándose de sus muertes en vez de reivindicar su memoria.

Es decir, para esta señora que exuda odio y se dedica a insultar a los demás, la muerte de sus hijos no es - no puede ser - un motivo de dolor genuino, sino un pretexto para hacerse oír.

Los Talibanes también dicen que ellos son la expresión más pura del Islam, también dicen un millar de cosas, pero el hecho es que matan por una barba, o por un instrumento de música. El Islam no es para ellos más que un pretexto para dar rienda suelta a sus perversiones.

Yo no he leído en ninguna parte del Corán que haya que fusilar en los estadios de fútbol o prohibir la televisión, y mientras hacen esto y le lavan el cerebro a cuanto ignorante desesperado por alguna respuesta se les cruza por el camino, se dedican al simple comercio de Opio que de paso, resulta bastante cercano a lo que Mahoma consideraba como un crimen, pues no hace falta ser un erudito para darse cuenta de que si el Profeta prohibía consumir alcohol, con más razón prohibiría algo así como el opio.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©