Don Pablo Edronkin

La culpa es del otro (II).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Pero si somos masoquistas, entonces no necesitamos asignarle la culpa a nadie pues la cosa nos agrada. Consecuentemente, cuando culpamos a alguien de una crónica desventura propia, no estamos siendo masoquistas sino a lo sumo ignorantes.

Si no queremos pelear por una solución, entonces nos agrada la situación en la que nos encontramos más que la solución que prevemos. Si estamos dispuestos a luchar por una solución, es porque creemos que será mejor que permanecer como estamos, pero si no somos masoquistas, entonces debemos ser, necesariamente, ignorantes aunque sea en el hecho de que no sabemos que podemos estar mejor.

En todos estos casos, vemos que según quien hable, la culpa es de los norteamericanos, del Fondo Monetario Internacional, del comunismo, de las dictaduras militares, de los pobres, los ricos, los sionistas o nuestros propios vecinos. Es decir, siempre la culpa es 'del otro'.

Eso ocurre cuando vemos las cosas hacia fuera de nuestro país, pero dentro también siempre tenemos al otro, aquel que tiene la culpa: los políticos, los sindicalistas, los industriales, los exportadores, importadores, especuladores, consumidores, ricos, pobres, intelectuales, abogados, militares, etc.

En la Argentina, la ciudad de Buenos Aires es preponderante: el estándar de vida más elevado, la vida cultural del país, la moda, la política y otras actividades se encuentran allí de manera dominante.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©