P. Edronkin

La legitimidad del territorio de Israel (XXVI).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Para terminar, existe un caso, como es el del Reino de la Araucanía y Patagonia por el cual se intentó crear un tercer estado dentro de la Patagonia. El proyecto, si bien fracasó, logró algunos notables éxitos, incluyendo el hecho de que Antoine I, el primer 'Rey de la Patagonia' logró que su estado fuera reconocido legítimamente por más de sesenta países.

Esto fue suficiente para legitimar sus esfuerzos, pero no bastó para que Antoine i se saliera con la suya, pues la Argentina y Chile pudieron coartar efectivamente sus esfuerzos. Incluso aunque el Plan Andinia existiera, debería concluirse que con la simple adquisición de propiedades sus supuestos organizadores habrían obtenido hasta ahora, y tras casi un siglo, mucho menos en términos jurídicos y de control real sobre el territorio en disputa que el propio Oellie Antoine I en 1850, y quien contaba con ínfimos recursos pero con un ejército de 60.000 indios.

¿Por qué razón la Argentina y Chile no podrían volver a coartar un intento semejante ahora? No hay razón alguna para creer que no lo podrían hacer nuevamente.

Si tomamos el caso histórico de Antoine I, veremos que este individuo nunca intentó adquirir tierras, sino que directamente pactó con los indígenas de la región. Es decir, buscó obtener legitimidad, más que terrenos.

Para obtener el control soberano sobre un territorio no solamente hay que contar con el reconocimiento formal de otros estados, sino también con la legitimidad otorgada por el libre deseo de los habitantes del mismo, en el caso de que los hubiera de antemano, y también con la capacidad física para ejercer control sobre la zona.

Ninguno de estos elementos se encuentra presente en lo que los acólitos a la existencia del Plan Andinia ven como evidencia de su existencia: no hay tratamiento soberano de la cuestión, no hay búsqueda de legitimidad por parte de la supuesta potencia ocupante, y tampoco hay capacidad física para ejercer el poder de control sobre el territorio por parte de estos supuestos invasores.

Por otra parte, pienso que toda esta supuesta confabulación acerca del Plan Andinia no es más que uno de tantos intentos de nuestra sociedad para intentar explicarse a sí misma nuestros problemas asignándole la culpa de los mismos a otros en vez de mirarnos a espejo, que debemos terminar con este tipo de excusas para racionalizar prejuicios étnicos, y que debemos ser más instrospectivos y ver cómo mejorar los defectos de nosotros mismos y nuestra propia sociedad antes de pretender pasar juicio de valor a una cultura y una nación que se encuentran del otro lado del mundo y tienen mucha más historia que nosotros.

Un paraje patagónico.
Hasta la fecha no ha aparecido ninguna prueba verificada, independientemente, ni ninguna hipótesis constatada
como corresponde acerca del Plan Andinia, por lo que es de muy dudosa existencia. El argumento, tras unos
ochenta años no se ha podido sustentar ni lógicamente ni en los hechos históricos de la Patagonia.



El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©