P. Edronkin

Otra comprobacion sobre la inexistencia del Plan Andinia (XLVI).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

¿Qué se espera que piense la población de un continente respecto de las ideas de semejante cretino?

Hitler hasta llegó a ordenar la destrucción de ciudades como Praga y París, ordenó la destrucción de los castillos polacos, arrasó los palacios de San Petersburgo y saqueó cuanto museo encontró en su paso, y hasta sus propios generales se negaron a cumplir tales ordenes en más de una ocasión.

Lo quisieron asesinar once veces, y hasta el propio Mariscal Rommel intervino en uno de esos intentos, así que una postura revisionista en este sentido no es defendible en absoluto. Los alemanes de hoy en día ni quieren oír de Hitler, y mucho menos ewlegir nuevamente a los que sustentan la ideología nacional socialista.

Y no hay que olvidar que antes de encaramarse en el poder tuvo que deshacerse también de una parte de la propia población alemana.

No se puede comparar a esa ideología ni a semejante personaje nefasto siquiera con el comunismo soviético, pues de este último, aunque sea buenos deportistas y científicos han surgido. De los nazis no ha quedado nada.

Reitero que las naciones europeas ven a estas prohibiciones como el derecho a su legítima defensa y a la prevención de nuevos delitos, del mismo modo que no podemos hablar de violaciones a la propiedad si a mí el gobierno me quitara una bomba atómica que yo podría guardar en mi garaje.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©