P. Edronkin

No poseo ni demuestro tener sesgo ideológico al afirmar que el Plan Andinia no existe (XIII).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Incluso aunque tal conspiración existiera, acusar al pueblo judío en su conjunto y por supuestas acciones a lo largo de los siglos es ir un poco lejos, pues nadie puede ser culpable de algo, aunque fuera cierto que ocurrió, que se produjo antes de que naciera.

Precisamente ese es uno de los argumentos que yo sostengo en contra de los métodos que emplea EE.UU concretamente contra Irak, pues el embargo al que someten a los iraquíes está afectando hoy en día a niños que ni siquiera habían nacido cuando Saddam Hussein invadió Kuwait, por lo que someterlos a semejantes privaciones resulta un absurdo criminal.

Y así como no me puedo convencer de que exista una confabulación milenaria de los judíos, tampoco me puedo convencer de que los iraquíes sean todos culpables de lo que se le achaca a su líder, o que EE.UU. es un adalid de la democracia, porque hay una prueba concreta de que no es así, y es el trato que le propinan a la población de Irak.

Por eso, no debes confundir racionalidad con ideologismo.

Y volviendo al Plan Andinia, no creo que sea una cuestión de parcialidad, subjetividad o sesgo afirmar que si después de tanto trajín, tantos años y tantos debates no ha aparecido ninguna prueba al respecto, pues cabe concluir que dicha conspiración muy dudosamente exista en el mundo material.

Y hay que considerar algo más y decirlo de forma clara, pese a que no sea del todo políticamente correcto: ¿quiénes son los que juzgan? ¿quiénes son los promueven semejante hipótesis? Es obvio que no son científicos ni intelectuales, sino que surge de la acción política racista barata destinada como argumento a convencer a mentes que no tienen mucho asimilado, a gente ignorante y fácil de persuadir.

Y a esto hay que contraponer la pregunta: ¿a quiénes juzgan? ¿A qué clase de judíos, cristianos o musulmanes? Porque sí, efectivamente, familias como Rothschild o Wertheim, blancos predilectos de los antisemitas, no son estrictamente judías. Entre los judíos, musulmanes y cristianos hay gente pobre, gente de escasa educación, y también hay personas de mucha educación e influencia.

Como dice una frase un tanto simplista "no existen los judíos de clase media"; entonces, si la élite judía, cristiana o musulmana - a los ojos de sus detractores, los que perpetran el supuesto y siniestro plan en contubernio maléfico - no son pobres, por lo tanto no pueden ser de clase media pero ¿tienen idea realmente de qué gente se trata? ¿de lo que son esas familias? Muy contrariamente a lo que creen, esas fortunas no se hicieron de la noche a la mañana ni en base a la especulación del momento, sino que se crearon en base al trabajo trascendente de muchas generaciones.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©