P. Edronkin

La falacia de la causa y el efecto (III).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Seguramente el lector habrá escuchado alguna vez historias de abogados, políticos, empresarios u otras personas que saben manejar bien las técnicas retóricas, y que logran tergiversar la verdad hasta tal punto que al victimario por poco lo transforman en víctima.

Pues bien, lograr semejante apariencia de las cosas es posible si se manejan conceptos tales como las falacias formales y no formales, que son propias del terreno de la lógica, pero debo enfatizar que ello no representa a la verdad en sí; es decir, estas personas, utilizando estas técnicas, pueden hacer aparentar que las cosas son de tal manera, pero no pueden probar o hacer que realmente lo sean.

Por consiguiente, cuando alguien emplea este tipo de técnicas para hacer que un discurso falso resulte convincente, es posible refutar totalmente sus argumentos con el conocimiento de las mismas técnicas empleadas.

Existen numerosas falacias lógicas formales y no formales, como ya lo adelantara copi. La falacia de ecualización de causa y efecto es una de tantas, pero no por ello menos importante, y su uso es más frecuente de lo que se puede pensar a simple vista. La confusión de las causas con los efectos es algo de todos los días.

Este problema puede deberse en cada caso a errores momentáneos, a la ignorancia o a una acción deliberada, pero como ocurre con las demás falacias no formales que estudia la lógica, son dañosas pues al ser persuasivas inducen comportamientos que no están basados en la honestidad de la información que los provoca y, consecuentemente, muchas veces conducen a resultados no deseados.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©