P. Edronkin

La falacia de la causa y el efecto (XIV).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Esto debe servir como un llamado de atención para todos quienes intentan justificar sus desgracias en las actitudes ajenas, y particularmente en el caso de quienes ya sostienen que sus problemas se deben a conspiraciones y la existencia de oscuras asociaciones ilícitas confabuladas en su contra.

Puede parecer ridículo esto, pero la realidad es que en diversos lugares del mundo le estamos tirando la culpa por la cabeza de nuestros problemas a los países vecinos, e incluso a otros que están muy lejos, y dentro de las propias sociedades decimos que la culpa es de los ricos, de los pobres, de los campesinos, de los banqueros, etc. pero el hecho es que cuando 'la culpa es del otro' es en realidad nuestra.

Ahora bien: esto no quiere decir que los israelíes tengan razón, o que este texto constituya un aval de lo que hacen, ni tampoco un rechazo. No se puede decir que porque uno esté equivocado el otro automáticamente tenga razón. Lo que quiere decir es que porque uno esté equivocado, no puede intentar justificar sus acciones afirmando que el otro está equivocado también.

El hecho es que a nadie le agrada que le mientan, y cuando la opinión pública observa reiterados casos semejantes a este, empieza a considerar que no puede creer en las palabras de quienes dicen tales cosas, con lo cual, un político, orador o diplomático que recurre a semejantes artilugios de argumentación, lo único que consigue es poner en tela de juicio la credibilidad de la organización a la que representa.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©