Don Pablo Edronkin

La falacia de las crisis eternas (XI).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Desde entonces siempre me dediqué a escribir, y hoy en día no necesito de mayor inspiración para hacerlo. Simplemente me siento frente a un teclado y escribo. Frecuentemente tampoco edito lo que escribo, y voy dejando lo que se me va ocurriendo plasmado en documentos como este. Es más: este texto ni siquiera ha sido editado, y lo que usted puede leer es lo que me cruza por la cabeza en este Martes 30 de Abril del año 2002.

Sea bueno o malo, acertado o no lo que estoy expresando, lo que en cualquier caso puedo rescatar y mostrarle es que una vez que uno se acostumbra a pensar de una determinada manera, las cosas van saliendo solas, y las soluciones aparecen flotando alrededor de su cabeza como todo lo que vemos de reojo en un día soleado en el campo. Aunque diga sandeces, puedo decir muchas, y de todas ellas algo bueno puede surgir, y ciertamente más de la boca que no dice nada.

Es por eso que los dogmáticos perciben al conocimiento como peligroso, y es por ello que el estímulo del conocimiento constituye la mejor manera de evitar las crisis crónicas y el sufrimiento prolongado de los pueblos.

Un ejemplo de las actitudes contrarias a estos principios lo constituyen las dos guerras mundiales del siglo XX: más allá de lo que pueda haber hecho o no Alemania durante la primera guerra mundial, resulta evidente que el contexto mundial que se generó posteriormente, incluyendo el humillante tratado de Versalles, contribuyeron a generar el segundo conflicto planetario. La ignorancia y estrechez mental de los líderes del mundo vencedor fueron puestas a prueba, y fracasaron.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©