P. Edronkin

No ceder poder (II).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Es evidente que quien desea convertirse en un líder o desea mantenerse siéndolo, debe ser necesariamente un individuo capaz de entender bien a otras personas, y esto no quiere decir que por ello se será desleal, o se manipulará a la gente.

Es cierto que pueden presentarse injerencias externas sumamente poderosas para determinar la caída de un líder, pero cuando uno se encuentra en semejante posición, si bien debe respetar la ley y un conjunto de normas éticas, no puede dar por garantizado que sus rivales lo harán.

Debe recordarse que en las posiciones de liderazgo hay que pensar con realismo, el cual debe aplicarse en dos sentidos diferentes:

1)- En lo que respecta a uno mismo, el realismo debe ser tal que nos permita actuar antes de que sea más conveniente o tentador caer en la falacia de que 'el fin justifica los medios'. Esto sucede cuando las normas imperantes (las leyes, por ejemplo), no permiten adoptar un determinado curso de acción y por consiguiente, se busca un justificativo moral para violarlas y buscar dicha solución, alterando relaciones tan delicadas como la que existe entre los grupos y equipos que conforman a una organización.

Efectivamente, la violación de una ley anticuada puede producir la solución de corto plazo de un problema, pero genera otros empezando por la comisión de una falta o delito que más tarde perseguirá al autor, además de sentar un precedente de inestabilidad.

Lo que debe hacer un líder que pretenda considerarse como un auténtico estadista es actuar con suficiente antelación para resolver los problemas de modo tal que las soluciones draconianas no sean necesarias más adelante.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©