P. Edronkin

Las grandes corporaciones como una auténtica hipótesis de conflicto (XIII).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

7)- Permite que los verdaderos responsables de muchas crisis y otros inconvenientes puedan salir indemnes de una situación, dejando que terceros inocentes paguen las consecuencias - como ocurrió en el caso de los bancos es en la Argentina, en el verano del 2002 -, generando una situación injusta y muchas veces explosiva en términos sociales.

El capitalismo fue creado para acumular riquezas. No para distribuirlas. Las empresas existen para ganar dinero, y no para mejorar el estándar de vida colectivo. Si ello sucede es como un efecto colateral y no como un fin.

Por consiguiente, no se puede esperar que un empresario cumpla las mismas funciones que un político, un asistente social, etc. No es sencillamente su función y consecuentemente, no la puede poner en práctica aunque lo desee, pero encima de esto, los dos roles son muchas veces contradictorios.

Es decir, el sistema capitalista - y ahora globalizado - no podrá cumplir nunca tales funciones. Es un espacio que nunca podrá llenar, y la insistencia contraria, en el sentido de que es la mejor fuerza para el progreso es solamente una parte de la verdad, sostenida a rajatabla como si fuera la única por temor a que una socialización de los beneficios resulte perjudicial para las corporaciones.

La realidad es que el capitalismo es un buen instrumento para acumular riquezas, pero que necesita de un complemento para distribuirlas porque el proceso de acumulación es intrínsecamente egoísta, y nadie va a ceder lo que gana legítimamente o no por pura bondad.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©