P. Edronkin

Los fines del neo-comunismo (XI).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Los dos únicos aspectos que diferencian realmente a los norteamericanos de los soviéticos, fronteras hacia afuera, es que sabiendo administrar mejor lo que es materialmente más evidente para la gente, como su deseo por el confort y el convencionalismo social, saben presentar mejor (mentir) sus ideas, y que no son tan burdos como para dispararle a la gente que cruza las fronteras.

Por lo demás son la misma cosa, y cuidado: no estoy haciendo un intento por ecualizarlos o igualarlos moralmente con los soviéticos, sino presentando un razonamiento que pretende demostrar que EE.UU representa un problema, más que una solución, en estos momentos.

Ahora bien: de semejante política exterior de intenciones dudosas, a lo cual podemos sumar la globalización de la economía y las comunicaciones, y el avance tecnológico en muchos campos, lo que podemos esperar, independientemente de los adelantos económicos que se puedan obtener o mostrar, es un crecimiento de la violencia transnacional, ya sea en magnitud así como frecuencia.

Esto se debe a que gracias a todos estos factores, así como ahora resulta más fácil enviar un mensaje, también resulta más fácil globalizar la violencia, matar a distancia, etc.

El terrorismo se ha transformado en un producto exportable.

Esto solo, de por sí, es un motivo para sentarse a pensar nuevamente en todo este modelo o ideología de la globalización, el cual de manera muy cuestionable, por cierto, pretende ver al mundo de una forma simplista.

Es decir, la ideología de la globalización analiza al mundo y lo observa desde una perspectiva puramente económica, olvidándose de muchos otros factores tan decisivos como el dinero, y de esta forma, sus ideólogos son cada vez menos capaces de ver a tiempo las amenazas que confrontan.

Ben Laden y sus adeptos, por ejemplo, no están motivados por el dinero ni les interesa la cotización de los mercados bursátiles, y representan una amenaza mucho más seria para la paz mundial que cualquier otra cosa que hubiera surgido en el planeta en los últimos veinte años.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©