P. Edronkin

Fundamentos filosóficos de la autodisciplina (VI).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

No necesariamente esta amenaza o deterrente será tangible, y mucho menos violenta. El 'castigo' no es impuesto de forma práctica por la autoridad, sino por la conciencia misma de cada individuo. La recompensa por trabajar de manera acorde con el grupo es la pertenencia y muy probablemente, una serie de privilegios.

Indudablemente, esta asociación entre privilegios y la concordancia con el grupo garantiza una mucho mayor motivación para hacer el bien de acuerdo a las normas grupales que el hecho de acatar órdenes, y en este punto reside la gran fuerza de un sistema de autodisciplina. Es decir, en la motivación.

Como sugirió Etzioni en su libro 'Organizaciones modernas', existe una relación entre la organización y el individuo. Para que un sistema de autodisciplina pueda funcionar es imprescindible que exista un interés mutuo entre ambas por el destino del otro.

Esto explica por qué en algunos casos resulta muy difícil aplicar un sistema de disciplina: en una escuela, por ejemplo, en realidad los alumnos no 'comparten' el interés por el destino de la institución.

En muchos casos pueden sentirse alienados, o casi como un producto en manufactura. Los sistemas de rigor simplemente les imponen las órdenes y ellos tienden a percibir a la escuela y su personal como 'los otros'. Es decir que no existe un verdadero espíritu de cuerpo con la institución.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©