P. Edronkin

Vlad Tepes y Mehmet (V).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Si la mayor parte de las personas que mira y admira las decenas de películas de este mito supieran qué clase de individuo era realmente Vlad Drácula, dudo mucho que continuarían sintiéndose fascinados por este hombre sin sentir, al mismo tiempo, un cierto remordimiento por sus propias perversiones.

Lo curioso de los métodos de liderazgo de ambos enemigos era que los dos eran muy carismáticos, apreciados y temidos. Eran jefes hábiles, muy crueles - cada uno a su manera - y despóticos, pero de ambos, sus respectivos pueblos, tienen un gran recuerdo.

¿Cómo es posible que semejante magnitud de crueldad, que deja al nazismo como un juego de niños sea capaz de producir líderes genuinamente 'respetables'?

Estos auténticos hijos del rigor dieron muestras incuestionables de su capacidad de liderazgo, las cuales muy probablemente se debían a que los suyos - en cierta medida - sentían cierta seguridad que emanaba de ellos, pues quizás por carecer totalmente de humanidad no tenían ningún escrúpulo para hacer todo lo que estuviera a su alcance para obtener lo que deseaban, y eso es siempre admirado.

En otras palabras, dejaron atrás la siempre imitada crueldad de la sala de tormentos para ir mucho más leojs, pero por ello mismo se convirtieron en originales; ahí había una gran fuerza que les impulsaba, pues si ser un imitador es signo de debilidad, lo contrario es un signo de fuerza y eso se aprecia y genera nuevos adeptos.

Al fin y al cabo, tener como aliado al propio y mismísimo Drácula no debía ser poca cosa.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©