Don Pablo Edronkin

El aprendizaje del liderazgo (IX).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Pero lo importante de ello no es en sí que la gravedad sea o no más rápida, aunque las cosas indican que efectivamente lo es, sino que nos lo preguntemos, o no.

Esto puede parecer algo esotérico para un ensayo sobre el liderazgo y por supuesto, no representa un intento por desafiar a los ilustres profesores de física, sino simplemente un pequeño ejercicio lógico que pretende mostrar cómo es que una teoría que en su momento fue revolucionaria luego se transforma en el pasto del conformista del mismo tipo que en su momento reaccionó de manera furibunda contra el propio Einstein, precisamente a causa de estas diferencias de visión.

En aquel entonces, los ancestros mentales de los que hoy en día se abrazan de Einstein, se colgaban del cuello de Newton, pero pocos siquiera intentaron pensar en ser como ellos o aprender no ya de su ciencia, sino de la sabiduría y valentía que demostraron al plantear sus hipótesis en medio del marasmo intelectual en el que se encontraban sus colegas.

Vale decir que cuando el propio Newton era novedad, es decir, cuando recién empezaba a producir sus geniales ideas, fueron pocos los que le prestaban atención. De hecho, si no fuera por el apoyo que le prestó Edmund Halley, jamás habría podido publicar su "Principia". Hay que decir que Newton no tenía talento para llevarse bien con la gente y muy probablemente eso influyó en el poco crédito que recibió inicialmente, pero también hubo de por medio una disputa académica y personal con Roert Hooke, quien por entonces tenía más fama que Isaac Newton y por consiguietne, mayor credibilidad a los ojos de la sociedad, particularmente en lo que se refiere a las afirmaciones en torno a la paternidad de la ley de la gravitación universal.

De lo que acabo de describir se desprende que existe al menos un 33% de probabilidades de que la gravedad sea - aún antes de un análisis cualitativo - más veloz que la luz, y sin embargo, personas que poseen títulos y diplomas se aferran a una teoría de ya cien años de vida como si se tratara de una creencia, y aquí reside uno de los asuntos esenciales de cualquier proceso de creación o liderazgo, pues no es lo más importante lo que tengamos, sino lo que hacemos con ello. Si la gravedad es o no más "rápida" que la luz, o si puede permear más dimensiones que las que percibimos en nuestro espacio-tiempo, es un asunto que debería dirimirse por medio de la experimentación, y no por puros dogmas. Por supuesto, tampoco hay que caer en la creeencia de que la luz no es lo que el dogma dice simplemente por contradecir a las ideas establecidas. Lo que hay que hacer es cuestionar y en todo caso, probar que algo es así, o no lo es, sin atarse al pronóstico posible de un resultado.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©