P. Edronkin

Saber hallar las oportunidades (I)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Muchas veces no es ni siquiera el mejor quien triunfa; muchas veces no es el mejor producto el que gana el mercado, ni tampoco es el mejor candidato el que gana una elección.

Es un hecho que todos tenemos quince minutos de fama en la vida, como dijo Andy Warhol, pero la cuestión siempre reside en qué es lo que hacemos con esos quince minutos.

La mayor parte de las personas no hace nada; vuelven a casa y le dicen a su familia 'salí en la televisión', y ahí se queda el asunto; quizás recuerden algunos años después el hecho tomando algo con los amigos en un bar, o quizás se lo cuenten a sus nietos.

La mayor parte de las personas no se encuentran en posiciones de liderazgo.

También sucede que en regiones o países problemáticos, la gente sufre una seguidilla de problemas políticos y económicos que a cabo de un par de décadas reducen a una buena parte de la clase media en algo más pobre.

Tal es, por ejemplo, el caso de Latinoamérica. No es el 'subdesarrollo' lo que causa la pobreza y el subdesarrollo, valga la redundancia, sino en gran medida, la falta de visión de las oportunidades. Es en definitiva, el mal liderazgo el que nos condena a padecer en vez de disfrutar la vida en esta región.

Todos enfrentamos problemas y situaciones difíciles; es decir, las crísis son parte de la vida de las personas y de las organizaciones. También es válido decir que todos cometemos errores, y que de eso no nos podremos escapar nunca.

Pero no importa que los errores o las crísis sean autoinfligidos o causados por factores externos, sino qué conclusiones sacamos de ellos.

Muchas veces en los países latinoamericanos, nos dedicamos a ver con tinte ideológico o religioso a muchos nuestros problemas. Así es como empezamos a deducir que la culpa la tienen los yanquis, los ingleses, los ricos, los pobres, los comunistas, la iglesia, los ateos, etc.

Es cierto que algunas influencias externas pueden perjudicarnos, pero en el fondo y aún si es así, no deja de ser culpa nuestra, pues nadie nos manda a colocarnos en una posición tal que seamos vulnerables y las injerencias extranjeras nos empiecen a perjudicar.

Pero a los humanos nos cuesta admitir los errores y así - sobre la base de la cobardía intelectual - surgen incluso importantes teorías conspirativas, como la del Plan Andinia, que vengo analizando desde hace tiempo, y que muchas veces carecen de sentido probatorio en cualquier aspecto, pero que son creídas por una parte importante de la población.

Después del default argentino ocurrido en Diciembre de 2001, se hicieron toda clase de pronósticos. Según 'la comunidad económica internacional', la Argentina iría al desastre más absoluto, y a casi cuatro años del hecho, se puede decir con certeza que todos esos doctores de Oxford, Harvard, Yale y otras instituciones similares fracasaron casi sin excepción para explciar lo sucedido: la Argentina ha prosperado y su situación ha mejorado enormemente desde que cesó de pagar su deduda externa de acuerdo a las condiciones que imponía el mercado.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©