Ubicación de las falacias del Eutidemo en la clasificación Aristotélica de las Refutaciones sofísticas (III).



Historia de la Filosofía Antigua
Profesora titular: María Isabel Santa Cruz
Profesora de Prácticos: Graciela Marcos
1996 - Carrera de Filosofía - UBA



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Comparación entre ambos procedimientos utilizados contra el argumento erístico

Aunque a veces Sócrates use en los diálogos preguntas ambiguas, y a menudo se muestre también disconforme con la respuestas dadas, exigiendo que se le responda brevemente, con un sí o con un nó en lo posible; nunca fuerza las respuestas como lo hace Eutidemo (295b-d) con la consecuente aceptación de Sócrates de dichos términos para que pueda continuar con su exposición, donde deliberadamente no se aclaran las implicancias que podrían traer afirmaciones tan acotadas, a preguntas visiblemente complejas. Contraria a éste proceder, la dialéctica socrática tiende aclarar el sentido de las preguntas que se lleven a cabo en una discusión. Como dice Sócrates en el Eutidemo “[...] no contestaré si antes no he aclarado la pregunta” (295c). Esta es la forma en que se enfrenta Platón, desde el Sócrates personaje, desde el héroe que se enfrenta a los malos de la película, los sofistas; contra el argumento erístico que no es compatible con su doctrina, que no es más que un juego, mediante el cual uno “[...] sólo sería capaz de divertirse con la gente a propósito de los diferentes significados de los nombres [...]” (Eutidemo, 278b) y que la mayoría de las personas “[...] se avergonzaría más de refutar a los otros con esos razonamientos que de verse refutado con ellos.” (303d).

Aristóteles, en su Refutaciones Sofísticas, intenta combatir el argumento erístico sin importar quien lo enuncie, pues es un error grave en el que cualquiera puede caer si no conoce los rasgos que determinan un razonamiento correcto y ,consecuentemente, una verdadera refutación.
Platón, desde el Eutidemo, intenta lograr el desprestigio de la práctica sofista sin darle demasiada importancia al reconocimiento preciso del tipo de razonamientos falaces que los mismos utilizan. “ [...] si aprendiese muchas sutilezas de esta índole, o tal vez todas, no por ello sabría más acerca de como son realmente las cosas [...]” dice Sócrates a Clinias en uno de los pasajes del Eutidemo (278b). Este tratamiento difiere del de Aristóteles quien combate al argumento erístico, intentando dar una solución definitiva a este error que también nosotros mismos podemos cometer. Para Aristóteles parece ser también importante la correspondencia entre las cosas y los nombres, pues estos argumentos sirven para ver “[...] que cosas se dan de igual manera, y cuáles de manera distinta, en los objetos y en los nombres.”

La Patagonia.
La respuesta a todo está en un paisaje...
...pero hay que saber mirar.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©