Wittgenstein y Nietzsche (VII).


TRABAJO MONOGRAFICO - FILOSOFIA CONTEMPORANEA
1997 - Carrera de Filosofía - UBA



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

3.4 Implicaciones de ciertas afirmaciones

Según Searle, el significado metafórico “es siempre significado proferencial del hablante” , es decir, significado que adquieren las palabras cuando se las utiliza en situaciones concretas.

Recordemos que Wittgenstein, en principio, afirma que el sentido de una frase varía en relación al contexto determinado en que fue dicha. Es decir que, de acuerdo con la definición de Searle expresada más arriba, el significado de toda palabra puede ser considerado metafórico, pues el mismo se adquiere cuando se las utiliza “en situaciones concretas”, en determinado contexto.

Pero Wittgenstein va más allá al afirmar que el sentido de la frase depende de la gramática, de ciertas regularidades del lenguaje que todos conocemos, pero que no podemos enunciar.
Esta última afirmación de Wittgenstein supone, entre otras cosas, lo siguiente:

  • Que todos poseemos los mismos conocimientos sobre los “mecanismos” del lenguaje y que éstos los aprendimos por “experiencia y adiestramiento”, aunque los mismos no pueden ser expresados, es decir que

  • lo que da sentido a nuestras frases en cada situación es algo que no puede ser comunicado pero que igualmente se reconoce como existente en cada uno de nosotros, por cierta generalización de la forma: “yo veo cierta regularidad y no la puedo decir”, “tú también la ves y no la puedes decir”, “todos la vemos y no la podemos decir”, por lo que se supone que

  • todos poseemos cierta “estructura mental”, o una cierta “X” indefinida, que “regulariza” nuestro lenguaje y que

  • nos permite aspirar a encontrar “[...]una perspectiva general clara de los casos relevantes [...] del uso de nuestras palabras [...] de los hechos caóticos.” que sea entendible y/o comunicable por todos, aunque no sea posible establecer una regla que no se contradiga con casos particulares de uso de nuestras palabras que no se hayan considerado en nuestra abstracción, por lo tanto

  • todos podemos llegar a tener la misma perspectiva sobre determinado tema, y si ésta es encontrada, el que no la posee es porque, o no la conoce, o no la entiende, o está equivocado, o ésta, si estos casos, por ejemplo, constituyen la mayoría, era una perspectiva incorrecta y hay que proceder a buscar otra perspectiva que sea efectivamente “clara”, en la que todos estemos de acuerdo, sobre la que ya no haya que discutir.

La Patagonia.
La respuesta a todo está en un paisaje...
...pero hay que saber mirar.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©