Primeros Auxilios - Algunas técnicas y conceptos básicos (IV).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Técnica de reanimación cardiopulmonar (rcp) (II).

3. Verificación de movimientos respiratorios

a) Sentir.

b) Oír.

c) Ver.

Estas tres acciones pueden efectuarse en un solo movimiento.

En principio colocar el cuello de la víctima en hiperextención, se extiende la cabeza hacia atrás y se eleva la nuca, presionando con una mano en la frente y tirando con la otra otra del mentón (siempre y cuando no se sospeche la existencia de una herida a nivel de la columna vertebral). Esto evita que la lengua y la garganta obstruyan la vía aérea.

Mientras mantenemos la mano en la frente del paciente con el cuello hiperextendido, aproximamos nuestro oído a la boca de la víctima y escuchamos su respiración al mismo tiempo estaremos sintiendo la misma en nuestra cara y viendo su movimientos respiratorios a nivel del tórax.

Si la víctima respira nos limitaremos a controlar la continuidad de los movimientos respiratorios y si es necesario atender posibles lesiones (fracturas, hemorragias, etc.).

Si no percibimos movimientos ventilatorios continuaremos con los siguientes pasos.

4. Facilitar la entrada y salida de aire a través de las vías aéreas:

Arrodillarse a un costado de la víctima y verificar la presencia de cuerpos extraños en boca y garganta, en el caso de comprobarlo retirar estos con los dedos en forma de gancho envueltos en un pañuelo, empezando el "barrido" bucal por un costado de la boca y terminado en el otro.

En el caso de detectarse una obstrucción a nivel de las vías aéreas mas internas, si la víctima tiene pulso (y siempre y cuando no se sospeche la existencia de una herida a nivel de la columna vertebral), procederemos a ponerla boca abajo y golpear con la palma de la mano entre los omoplatos de la misma (maniobra de Hemlich).

Otra manera es provocar una fuerte presión abdominal tomando a la víctima por detrás y enlazando nuestras manos sobre el abdomen de la misma.

Recuérdese que esto sólo debe hacerse sólo si la víctima a dejado de respirar, no si tose. En este caso hay que insitarla a toser.

En caso de parada respiratoria sin obstrucción evidente, si los movvimientos respiratorios no reinician espontáneamente luego de efectuar estos pasos se debe iniciar la respiración artificial.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©