¿OVNIS en la Patagonia? (III).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Observamos las estrellas en una noche sin luna, en esa región del Planeta un espectáculo, me atrevo a decir, sin parangón. La ausencia de luces artificiales (incluso la fogata se había extinguido ya) debido a que el poblador más cercano se encontraba a 40 kilómetros de distancia en línea recta, sumado a la inexistencia de polución ambiental (aunque sus efectos siguen presentes, como la ausencia de la capa de ozono) permiten divisar a simple vista cosas que incluso en el campo es difícil ver. 
Por ejemplo, se ven claramente satélites artificiales moverse con velocidad constante surcando diversas órbitas, las estrellas fugaces son algo bastante común también. 
Pero lo que vimos esa noche escapó de la norma, superó las expectativas hasta el punto de lindar con lo inexplicable...

Para el que no conoce lo que es la vida en la montaña, y específicamente en la Patagonia Argentina / Chilena (antiguo Reino de la Araucanía y Patagonia) es necesario hacer una breve descripción del lugar, del entorno en el que convivíamos en esos momentos, para que entiendan mejor las reacciones que se sucedieron a los hechos que en breve les contaré.

Nos encontrábamos en un valle de la Cordillera de los Andes, a 1800 metros de altura aproximadamente, dentro de la zona de influencia, de los cordones montañosos coronados por el Cerro Bolsón, parte de la que podría denominarse la “espina dorsal” de las montañas patagónicas. 
El clima de esta región está catalogado como “subpolar”. Una zona dominada primordialmente por grandes rocas, piedras y acarreos (“ríos de piedra” que “fluyen” por las laderas de las montañas) de distinto tipo, forma y color.

Allí casi nada sobrevive, salvo algunos vegetales achaparrados, y arbustos como la Lenga Rastrera, una variedad de la Nothofagus antártica que, debido a elevada altura respecto del nivel del mar, no supera los 3 metros, cuando en condiciones normales, es decir, en terrenos que se ubiquen a una altura de alrededor de 500 metros sobre el nivel de océano, este árbol puede llegar a crecer fácilmente (si los incendios intencionales que asedian la región se lo permiten) hasta los 50 o más metros de altura.

La Patagonia.
Nostro fagus antartica, o Lenga tradicional
de más de 50 metros de altura.

La Patagonia.
Lenga rastrera. Se observa claramente la disminución de su altura,
en este caso de 2 metros, debido a la altura sobre el nivel del mar.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©