El Gea

La cabeza del rey (VIII).

Por Nives y Miro Fuenzalida.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Pero no es reducible o identificable con ninguna de ellas. Las disciplinas no surgen para reemplazar formas de poder existente, sino para colonizarlas, aumentar su eficiencia y por sobre todo, hacer posible que los efectos del poder alcancen a los mas minúsculos y distantes elementos de la sociedad. No funcionan a través del consentimiento y no reciben su legitimación y fines de los individuos con los que entra en contacto. Su función es la de "normalizar". La masa es dispersada, individualizada y organizada. La distribución en el espacio (encierre, control, disposición en serie), el ordenamiento en el tiempo (sub-dividiéndolo, programando acciones, descomponiendo un gesto) adquieren, a través de ellas, un nuevo valor. El objetivo no es el de mantener una distribución estática, sino un nivel de acción. Los individuos son evaluados y distribuidos de acuerdo a estándares y sujetos a ejercicios y practicas que los aproximan a la norma. Y por el hecho de que las disciplinas guían al individuo en la lucha por la realización optima de una norma, no puede decirse que emplean coerción en el sentido estricto del termino. El poder disciplinario refiere las acciones del individuo a un todo que es un campo de comparación, un espacio de diferenciación y el principio o norma a ser seguido. Diferencia a los individuos, en el sentido que la norma funciona como umbral mínimo, como promedio a ser respetada o como un punto optimo hacia el cual uno debe moverse. Mide en términos cuantitativos y jerarquiza en términos de valor las habilidades, el nivel y la "naturaleza" de los individuos. Introduce, a través de la medida de este valor dado, el constreñimiento a una conformidad que debe ser lograda. Es imposible de entender a través del modelo tradicional, en el que se presenta un bosquejo de agente auto-consciente que busca la protección de atributos reconocidos a través del gobierno establecido. El poder disciplinario, por el contrario, no protege "propiedades" individuales pre-existentes, sino mas bien, inserta estas cualidades en los individuos. Estas no preceden al poder disciplinario, sino mas bien, son producidas por él y su funcionamiento es notoriamente difícil de seguir. Su tecnología es difusa y raramente formulada en un discurso continuo y sistemático, por lo que se hace resistente a su detección, análisis y oposición.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©