El Gea

¿Por qué no ser cruel? (II).

Por Nives y Miro Fuenzalida.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Imaginamos, al igual que otros, que la solidaridad puede ser vista, no a través de la eliminación de prejuicios ni el reconocimiento de las profundidades recónditas de nuestro ser, sino mas bien, como un fin a conquistar. Algo a ser logrado, no a través de la investigación, sino de la imaginación, de la habilidad fantástica para ver gente extraña -como los tartamudos, los mancos, los sordos, los ciegos, los esquizofrénicos, los autistas, los parapléjicos, los drogadictos, los homosexuales, los negros, los indios, los judíos, los gitanos, los musulmanes, los budistas, los mendigos, las prostitutas, los extranjeros, ...-como prójimos sufrientes. Creemos que la solidaridad no es algo que esta ahí para ser descubierta, sino algo para ser creada. Y su posibilidad de creación radica en nuestra habilidad de aumentar la sensibilidad a los detalles particulares del dolor y la humillación del otro, de aquellos que no son parte de la *familia*. Pensamientos tales como...*ellos no sienten como nosotros* ...o ...*siempre habrá sufrimiento, así que ¿por qué no los dejamos sufrir?*...empiezan a perder sentido cuando ejercitamos nuestra sensibilidad.

Este proceso de ver al otro como uno de nosotros es una cuestión de cuidadosa descripción de lo no-familiar, junto con una re-descripción de lo que nosotros mismos somos. Esta es una tarea, no para la teoría racional, sino mas bien para la etnográfica, el reportaje periodístico, el drama documental y la novela, entre otros. De lo que se trata es de reemplazar el sermón por la narrativa, indicando con ello el rechazo al intento de mantener todas las dimensiones de nuestra vida en una sola visión, la renuncia al establecimiento de un vocabulario único, la renuncia a reverenciar un *meta-vocabulario*. Afirmamos que la fantasía solidaria es un proceso sin fin, la continua proliferación e invención de libertades, mas bien que la convergencia hacia una verdad existente.

¿De que otra manera podríamos imaginar un futuro con menos mentalidades normalizantes?





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©