Spinoza y Descartes (IV).


Resumen de Teóricos
HISTORIA DE LA FILOSOFIA MODERNA. 
Prof Tit: Leiser Madanes 
1997 - Carrera de Filosofía - UBA




Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

- La substancia extensa en el sentido cartesiano

1 - el término substancia ha dejado de ser un individuo cuyas partes no conservan las propiedades del todo (árbol). Cualquier porción de extensión es extensión. Y agregando extensión a extensión obtengo más extensión. Esto le da la ventaja de poder cuantificar la extensión, se trata de sumar y restar extensiones.
El problema es como se relacionan las distintas porciones de extensión con la extensión. Esta relación es lo que Descartes, en cierto sentido, y seguramente Spinoza, concibe como la relación de la substancia y sus modos. Mi cuerpo, un cuaderno o una pared son, según Descartes, sólo modos, porciones de esa única substancia extensa. Mi cuerpo no tiene una substancialidad que le es propia, puede ser claramente distinguido de otros cuerpos, pero en tanto cuerpo mío no es algo substancial. Es una de la las múltiples e infinitas configuraciones de la extensión estelar en la Naturaleza.

La substancia pensante no es concebida en estos términos, por lo que habría que explicar esta asimetría entre ambas substancias.
Spinoza intenta superar esta dificultad (y otras) no pensando a extensión y pensamiento como substancias, sino como atributos de una única substancia. Solución que a su vez aporta muchos problemas.
En la doctrina substancialista de Descartes cuerpo y pensamiento son substancias, aunque en sentido impropio, porque ninguna necesita de la otra para existir, podemos conseguir lo corpóreo sin pensamiento y el pensante sin cuerpo, pero entonces, como se explica que una pueda modificar a la otra, que una pueda aceptar a la otra, fenómeno que cada uno de nosotros experimenta a diario. Todos nosotros tenemos movimientos voluntarios. También es cierto que si algo toca nuestro cuerpo tenemos sensaciones.

Esto va ha ser un tema clave en Spinoza y en Leibniz también.
La solución que propone Spinoza al comenzar la ética consistirá en decir que pensemos necesariamente que existe una única substancia que se expresa en dos (puede tener infinitas más pero nosotros percibimos dos lecturas) atributos diferentes: el pensamiento y la extensión. Se ha llamado a esta doctrina “el paralelismo”. Es decir, cualquier evento que ocurre en la extensión necesariamente debe tener un correlato en el pensamiento. Porque este evento que está ocurriendo es una modificación de una única substancia.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©